Páginas

viernes, 7 de octubre de 2011

Castro Urdiales = Ilusión

El CFS Castro Urdiales es un club especial. Muchas alegrías y penas han llenado los casi 25 años de historia de este club. Muchas jornadas de gloria en División de Plata con grandes entrenadores y mejores jugadores, en muchos de los casos venidos de fuera del pueblo, llegados de otras partes del país o incluso de Sudamérica. Pero todos ellos se han sentido siempre arropados por una de las mejores aficiones del entorno. Como comenta alguna persona dentro del club, esa afición ha salido a relucir en la grandes momentos, a caballo ganador todo el mundo se sube, pero en este club también hay un gran grupo de aficionados que también apoyan cuando las cosas no son tan positivas. Desde la lejanía recuerdo la última temporada en División de Plata en donde se llenó el pabellón y la gente viajaba con el equipo llenando el autobús para dar todo el apoyo posible en lucha por eludir el descenso, objetivo cumplido en la cancha aunque económicamente se tuvo que descender. Sin ir más lejos, la temporada pasada, tras una temporada muy difícil y con 8 descensos, la afición llevó al equipo en volandas hasta la última jornada en la que pudimos disfrutar juntos. Hay gente que siente esto como algo propio, como si fuese parte de su familia, algo cotidiano, un miembro más.

Ahora, en este inicio de temporada, la situación ha cambiado de forma radical. Muy pocos son los jugadores que siguen de la temporada pasada. Si hasta el año pasado muchos de los jugadores eran de fuera, ahora mismo lo complicado es encontrar un jugador de fuera de Castro. El equipo es más castreño que en toda la historia pasada. Además, y respondiendo a la pregunta lanzada por algunos jugadores ayer antes del entreno, nuestra media de edad de cara al partido de mañana en Tolosa frente al Lakorain es tan sólo de 19,5 años, con un sólo jugador mayor de 23 años. Todo esto, unido al buen partido realizado la semana pasada frente al Kirol Sport ha creado una ILUSIÓN en la gente que rodea al equipo. No debemos crearnos falsas expectativas. Nuestro objetivo sigue siendo el mismo a pesar del buen partido del otro día. Sumar puntos cuanto antes para intentar certificar la permanencia un año más. Suena fácil, pero no va a serlo para nada. Eso si, el pueblo, o por lo menos, la afición mas fiel se siente ilusionada, y la ilusión no tiene precio. Ahora nos toca cuidar bien esa ilusión, no echarla por tierra a las primeras de cambio con dos malos partidos y lo más importante, crear sentimiento afectivo de pertenencia, sentir que lo que tenemos entre manos, más haya de lo que dicte la clasificación, la historia y sentimiento por este club nos pertenece y debemos contribuir positivamente a mantenerla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario